¿Las pastillas de freno no están gastadas y no frenan?

 

Como ya sabéis, con las pastillas de freno hay que tener mucho cuidado, de no tocarlas y de que no les caigan grasas ni aceites lubricantes, porque se contaminan y, aunque tengan poco uso, dejan de tener adherencia en la frenada; esto es, dejan de frenar.

Si vuestras pastillas se han contaminado os recomendamos estos pequeños trucos. :D

Primera opción:

Lo primero es desmontar las pastillas y, con cuidado de no tacarlas, pasarles un papel de lija por encima a las pastillas, varias veces, para ver si así conseguimos que vuelvan a tener adherencia en la frenada.

Segunda opción:

Si aun así, la pastilla sigue sin tener adherencia, puesto que la pastilla ya no os servirá de otro modo, os aconsejamos que:

  1. Pongáis una olla con agua a hervir,
  2. Metáis dentro las patillas y las dejéis hervir durante 1 minuto.
  3. Después, dejarla secar bien al sol y,
  4. Finalmente, probar si la pastilla ya tiene adherencia en la frenada cuando la montéis en la bicicleta :D

Esperamos que os haya sido útil ^_^ y recordar que la manipulación de los componentes las haceis bajo vuestra responsabilidad. Hacerlo con cuidado :D

Un saludo, el equipo de CoreBicycle