Expert: De la posición de postureo, a la de salud y bienestar encima de la bici

 

¡Bienvenidos de nuevo! En el artículo anterior hablamos de los diferentes aspectos que se deberían tomar en cuenta a nivel de salud, antes de plantearnos cualquier reto. En esta ocasión, vamos a intentar ajustar un poco las tuercas de nuestra bici para ahorrarnos ciertas molestias y problemas derivados de un mal uso de ésta.

Este post va especialmente dirigido a todos aquellos incrédulos de la biomecánica asociada al ciclismo, no obstante, después de leerlo dará la razón a los que ya habéis confiado en alguien para hacer los ajustes pertinentes. La pregunta es muy sencilla: ¿Cuántas horas pasáis encima de vuestra bici? En este deporte el origen de la lesión puede venir por dos causas; una de primaria, como serían las caídas, contusiones,… que se producirán de golpe, por el motivo aparente y lógico que lo genera; y un motivo secundario al uso repetitivo de las estructuras. En ciclismo se llegan a repetir ciclos y ciclos de pedaladas diarias, generando un mecanismo de repetición del gesto y  posturales. Al no existir ningún tipo de impacto (a no ser motivado por una no deseada caída), muchos usuarios no tienen la percepción del riesgo de lesión que sí podrían intuir en la carrera a pie. Por esto vamos a analizar las lesiones (o molestias) más frecuentes en este mundillo.

Parece ser que la región más afectada es la rodilla, seguido de la zona cervical y la lumbar. Si hablamos específicamente de la rodilla, es muy poco frecuente encontrar lesiones propias de otros deportes, como la rotura del ligamento cruzado anterior o roturas meniscales. En cambio, el dolor más característico en ciclismo se presenta en la cara anterior de la rodilla, asociado a problemas femoropatelares, es decir, problemas de la rótula en compromiso con el fémur y también a problemas con la cintilla iliotibial (lateral a la rodilla). Éste se suele manifestar cuando la rodilla se encuentra en algún grado concreto de flexión. En estos casos se evidencia que es a nivel del practicante aficionado donde se encuentra una mayor presencia de estas molestias. Es tal su repercusión que hasta se le ha dado nombre propio a esta patología, existiendo ya “la rodilla del ciclista” como tal.

A nivel práctico, los aspectos que deberíamos tener en cuenta son:

  • Posición del sillín: si éste es demasiado alto pueden aparecer molestias por demasiada palanca del grupo muscular extensor (en este caso el cuádriceps en su conjunto), dando patología femoropatelar y de la cintilla iliotibial, así como molestias en la cara posterior de la rodilla (por la colaboración de la musculatura de esta zona en la extensión de rodilla también). Si el sillín es demasiado bajo pueden aparecer también molestias en la cara anterior de la rodilla. Y por último, si se encuentra demasiado cerca o lejos del manillar podríamos tener molestias tanto en la zona lumbar como en la cervical. También habrá que tener en cuenta, a parte de su posición, la inclinación de éste. Aunque a muchos os puede gustar esta opción, a veces puede implicar una compresión a nivel perineal, por compresión del nervio pudendo, y dar diversas alteraciones en la zona pélvica y otros problemas relacionados con la circulación de la zona, derivados de una isquemia de la arteria ilíaca externa.
  • Pedales: la literatura científica comenta que la fijación absoluta de los pedales con la bota no es la mejor opción, ya que el movimiento natural de la pedalada implica una apertura de la rodilla (abducción) en el empuje y un cierre de ésta (adducción) en la elevación. Por este motivo se aconseja un cierto grado de libertad de movimiento del pie, tanto en pequeñas rotaciones como inclinaciones, para poder aliviar las tensiones que se crearían con un eje absolutamente estático del pie.
  • Manillar: en este apartado será muy importante la disciplina de ciclismo que se practique, así como la propia elasticidad de cada uno. Si el manillar está bajo respecto el sillín, o muy separado de él, puede conllevar problemas tanto en la zona lumbar (por la flexión pronunciada que se requerirá) como en la zona cervical (ya que para mantener la mirada al frente se tendrá que estar en una posición forzada de extensión cervical).
  • Fatiga / horas: aunque no le demos importancia, el paso de las horas hará que estemos mucho tiempo en la misma posición, cosa que perpetuará la compresión de X estructura o un mal gesto de manera continuada, y también hará que el cansancio se vaya apoderando de nuestro cuerpo. De esta manera, músculos que deberían estar activos para proteger una articulación y mantener la posición correcta, se irán debilitando, transformado ese gesto en algo incorrecto y por lo tanto aumentando el riesgo de dañar las estructuras. En este caso, normalmente serán brazos, hombros y zona abdominal los más afectados por esta fatiga, y son estos mismos los que nos realizan el contrapeso y soporte de las extremidades inferiores al pedalear.

Por todo esto, y tantos motivos más, a la hora de disfrutar de este deporte que os apasiona, tan importante es entrenar correctamente como tener las mejores condiciones para hacerlo. En este caso concreto, hablando de la posición encima de la bici, merece la pena que alguien os eche una mano y valide si vuestra posición es más propia de postureo o de salud. ¡Ya sabéis cuál es mi opción!

Enjoy and Ride!! ;-)

CoreBicycle Team

Olga Borao Soler
Professora Fisioteràpia - EUCS
Fisioterapeuta en centro privado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.