Cómo Nuestra Mente Puede Ayudar a Nuestras Piernas (Segunda parte).

Como ya comentamos en el primero de estos dos artículos (http://corebicycle.com/es/blog/como-nuestra-mente-puede-ayudar-nuestras-piernas-primera-parte) nos toca hablar de una técnica llamada visualización, que a su vez es una capacidad que todos tenemos pero que debemos entrenar para convertirla en una habilidad a nuestro servicio como ciclistas. Así como en el artículo anterior hablábamos de variables cognitivas (pensamientos y creencias) en el actual escrito nos centraremos en aspectos conductuales, como es el entrenamiento en visualización y su aplicación durante las competiciones.

 

¿A qué nos referimos cuando hablamos de visualización?

La visualización es la capacidad que todos tenemos para imaginarnos alguna cosa. Pero no nos dejemos llevar por la simplicidad de esta definición, ya que cuando imaginamos estamos consiguiendo efectos muy beneficiosos para nuestro entreno o durante la carrera, por varios motivos que ahora vamos a ver:

ANTICIPARNOS:

Cuando un ciclista está a punto de gestionar un descenso o bajar una trialera e imagina por donde va a trazar su recorrido, por donde quiere hacer pasar la rueda o que gestos va a tener que hacer en particular para salvar un obstáculo, está consiguiendo activar las vías nerviosas involucradas en esos gestos haciendo más eficiente su ejecución. Por ello es importante poder parar, en los entrenamientos técnicos y dedicar unos segundos en visualizar cómo vamos a ejecutar los movimientos. No se trata de verlo como en una grabación de la televisión sino como imágenes en primera persona, tratando de notar los movimientos que deseamos hacer o necesitamos realizar.    

 

EMOCIONARNOS:

Pongamos un ejemplo: es lunes y estamos en un descanso del trabajo, nos hemos quedado pensando y recordando una escena del fin de semana, una situación cómica en la que un compañero ha tenido un percance gracioso y que ha quedado en otra "batallita" que explicar cuando nos volvamos a ver. El hecho es que no solo recuerdas lo que estabas viendo sino, y sobre todo, vuelves a notar aquella emoción determinada. Seguramente el compañero de tu lado pueda verte esbozando una sonrisa y tú sientas por un momento la diversión de aquella escena. Pues bien, antes de una carrera o competición debemos conectar con aquellas imágenes que nos hagan sentir aquellas emociones que van a ser más beneficiosas para mi rendimiento, y sobre todo, evitaremos recordar las cosa desagradables que nos hacen conectar con emociones que no nos ayudan (caídas o accidentes, derrotas,...).

 

CONCENTRARNOS:

Por último, la visualización nos puede ayudar a mantener nuestra atención en lo relevante en ese momento, es decir, si imaginamos a qué quiero prestar atención antes de hacerlo, o imagino anticipadamente qué quiero hacer o qué va a pasar, entonces puedo imaginar exactamente lo más relevante de la situación y que genera mayor rendimiento. Por ejemplo: antes de afrontar un puerto de montaña con fuertes desniveles, podemos visualizar la cadencia de pedaleo que quiero adoptar, o incluso, imaginar aquel ciclista profesional que sube como a mí me gustaría subir el puerto.

 

¿Cuándo debemos visualizar?

Todos visualizamos, pero no todos lo hacemos de forma consciente e intencionada. Es una lástima desaprovechar una habilidad tan beneficiosa para nosotros. Debemos incorporar en los entrenamientos y competiciones la visualización de forma que podamos sacarle el mayor partido.

Así pues, ¿cuándo debemos visualizar? La cuestión es tener claro qué necesito en cada momento y poder decidir qué voy hacer para conseguirlo. Antes, durante o al final de mi sesión de entrenamiento o de mi competición tengo ocasiones donde la visualización me permitirá alcanzar aquel estado de control mental necesario para rendir al máximo.

 

ANTES:

Imaginarnos cómo voy a bajar, o subir, encima de mi bici, las sensaciones que quiero notar cuando esté en una momento concreto de la carrera me permite empezar a obtener el estado emocional óptimo para la ejecución. Pero cuidado, no debemos imaginar eso en la cama justo antes de ir a dormir, podría sobre estimularnos y acabar por no poder dormir. Nos referimos a visualizar durante las horas previas a la competición o en los últimos entrenos.

 

DURANTE:

Dependiendo de la disciplina a la que nos dediquemos (BTT, cicloturismo, descenso, freeride,...) tendremos condiciones diferentes para poder visualizar. Debemos poder definir con exactitud el momento durante la competición que me permite dedicar unos segundos a visualizar imágenes o sensaciones que me permitan rendir mejor. Por ejemplo: si tengo que hacer una manga en una competición de freeride y estoy a unos minutos de salir puedo aprovechar para visualizar el circuito e imaginar los gestos y acciones que me van a permitir ejecutar mejor la manga. Esto puede generar los tres beneficios deseados de esta habilidad, concentración, estado emocional y mejor ejecución.

 

DESPUÉS:

Sí, visualizar al final también me ayuda. Me ayuda en la próxima carrera por que puedo "archivar" aquellas sensaciones positivas, aquellas imágenes que me van a ser útiles cuando tenga que volver a coger la bici o en situaciones similares a las vividas.

 

Como cualquier otro aspecto del rendimiento debemos entrenar de forma sistemática y constante la visualización para poder dominarla y sacarle todo el provecho. No dudéis en poneros en contacto con psicólogos especialista en deporte para poder entrenar este y otros aspectos mentales que, seguro, os ayudaran a conseguir vuestros objectivos.

Pere Alastrué i Pozo
Psicólogo del Deporte Servicios de Psicología de RENDIM
www.rendim.com
Vocal de la Sección de Psicología del Deporte para el Colegio Oficial de Psicólogos de Catalunya (COPC)

 

Enjoy and Ride!!

CoreBicycle Team