Seguimos con las entregas de artículos para ayudaros con diferentes temas, todos ellos relacionados con la práctica del ciclismo. Así como en el artículo anterior os intentamos dar unas pautas para que por vosotros mismos pudieseis llegar a conseguir la presión ideal en vuestros neumáticos (http://bit.ly/1QrlLEh), en este queremos ayudaros a saber qué cosas debéis tener en cuenta en el momento de realizar la compra de un sillín nuevo.Tipo de sillin de mujer y de hombre

 

Como todo, podríamos pensar que el hecho de escoger un sillín nuevo es algo trivial, cogemos el más bonito, el que se ajuste a la estética de nuestra bici o bien el que se ajuste a nuestro presupuesto. Pues bien, aunque cierto es que esos criterios también van a estar ahí, y seguro que los vamos a acabar usando en cierta manera, no son los que nos va a ayudar a conseguir un sillín en que podamos pasar horas pedaleando sin que acabemos con dolores.

En primer lugar, debemos tener claro que vamos a poder encontrar multitud de sillines, y eso es así porque hay multitud de culos distintos. Por lo tanto, un mismo sillín para culos diferentes, lo normal es que las sensaciones sean distintas, ya que además de las diferencias físicas luego entran en juego factores como la posición sobre la bici, las horas que pasamos sobre ella…

 

¡¡Pues bien, dicho esto, pongámonos en marcha!! En primer lugar, debemos tener claro porque nos queremos cambiar el sillín.

  • ¿Porque se nos ha roto el que tenemos, pero ya estábamos cómodos? Lo tenemos fácil, ¡a buscar el mismo! Podéis dejar de leer :-)

  • ¿Porque queremos rebajar peso a la bici, pero ya estamos cómodos con el actual? ¡Bien! Fácil también, ya que prácticamente en todos los casos vamos a poder encontrar el mismo sillín en diferentes gamas de calidad. Por lo tanto, con ir a buscar uno de gama más alta, seguro que acabaremos rebajando peso.

  • ¿Por qué tenemos molestias cuando llevamos un tiempo pedaleando o bien al final de las salidas? Buf… aquí ya tenemos más faenilla.

Si lo que nos pasa es que tenemos molestias con el sillín actual o bien, no acabamos de ir del todo cómodos, el primer paso es tener claro cuáles son esas molestias. De esta manera podremos intentar cerrar un poco el ámbito donde buscar.

Por lo tanto, a la hora de tener que escoger un sillín vamos a tener en cuenta los siguientes puntos pensando en nuestra comodidad o bien en solucionar esas molestias:


Sillines prostáticos diferentes medidas

Anchura:

La anchura es un punto muy importante ya que todo nuestro peso recae sobre únicamente dos puntos en el sillín, los “isquiones”. Los “isquiones” o “tuberosidad isquiática” son esos dos huesecitos sobre los que nos apoyamos al sentarnos. La dificultad aquí radica en que esos huesos son distintos para cada uno de nosotros, por lo que la distancia entre ellos marcará la anchura necesaria de nuestro sillín. El primer paso que deberíamos seguir es medir esa distancia. Para ello hay “herramientas” ya preparadas, pero os vamos a dar un “briconsejo” :-P. Podéis usar un cartón de esos dobles, que llevan una pequeña cámara de aire dentro. Entonces con el culote puesto os sentáis encima y pasado un rato, se mide la distancia desde el centro de cada una de las marcas dejadas. A esa medida se le debería añadir 20 milímetros, y esa sería nuestra medida ideal de sillín.

Longitud:

Siendo la longitud también un factor a tener en cuenta, no es tan decisivo como la anchura. Aun así, es importante saber que tenemos la posibilidad de sillines más largos, más cortos y que según nuestra manera de pilotar podremos escoger uno u otro. Deberemos tener en cuenta si normalmente apoyamos más hacia la parte delantera o bien la trasera del sillín.

¿Antiprostático?

Un sillín antiprostático es aquel sillín que consta de una apertura justo en la parte del sillín donde apoyamos nuestra zona perineal. Según la persona este aspecto puede ser sumamente importante, en función si notamos molestias, hormigueos o bien adormecimiento. La zona perineal es muy sensible ya que es un punto donde tenemos muchas terminaciones nerviosas y muy sensible a molestias. Por lo tanto, si notamos algún tipo de molestia en esa zona, este tipo de sillín puede ser la clave para poder seguir disfrutando de la bici sin sufrimientos.

 

Y ya para finalizar deberíamos hablar sobre los tipos de materiales. Empezando por los raíles dobles o los monorraíles, de carbono o de titanio. Ahí ya tenemos margen de elección. Seguimos por poder escoger sillines de carcasas de varios materiales desde distintos tipos de plásticos, a carbono completo o bien carbono solo en algunas zonas de la carcasa. Otro punto diferenciador es el relleno, el tipo o bien la cantidad de relleno. Ahí los ciclistas menos experimentados normalmente optan por unos sillines más acolchados, mientras que a medida que se va cogiendo más experiencia con la bici se acaba por escoger sillines con bastante menos relleno.

 

Esperamos que con todas recomendaciones y consejos os podamos ayudar un poco a escoger el sillín que mejor se os adapte, o bien, al menos poder tener claro los diferentes conceptos que debemos tener presentes en el momento de hacer la búsqueda. Ahora si queréis empezar con la búsqueda, los podréis hacer en el Buscador de CoreBicycle de productos de ciclismo.

 

Ver Sillines en CoreBicycle

Enjoy & Ride,

Written by Joan Delgado

Follow us:

CoreBicycle Team

http://www.corebicycle.com