Y tuvimos que esperar dos años para volver a disfrutar de una de las mejores pruebas de MTB. De los creadores de Terra de Maquis, el Club Ciclista OutCat, nos ha llegado una nueva manera de disfrutar de la bici y competir, el RaidMaqui.

OutCat durante varios años estuvo organizando Terra de Maquis, una prueba de las más duras que hemos podido sufrir en nuestras propias carnes. Una prueba que consistía en dos etapas con 240 kilómetros en total y más de 6.000 metros positivos de desnivel. Con un trazado basado en más del 80% en senderos, y con un circuito muy, pero que muy exigente físicamente, donde sin una buena preparación física no había manera de superarlo.


Ya fueron pioneros en el uso del GPS para un reto de mountain bike, cuando los GPS solo lo llevaban cuatro “colgados”, ellos decidieron montar un reto que se debía seguir su track en su totalidad con el GPS. Una apuesta arriesgada que, evidentemente viendo actualmente los manillares de todo ciclista de montaña, acertaron completamente.
OutCat siempre ha defendido que lo importante en un biker siempre es la ACTITUD, más allá de si superas o no el reto, de si tienes que retirarte y no ser finisher o bien si llegas el primero. OutCat, a los finishers de sus retos les llaman “MAQUIS” y como trofeo les entrega una madera grabada. Y una frase que no se cansan de repetir, y que incluso nosotros nos la hemos hecho nuestra, es “No es más Maqui quien tiene la madera, sino el que té l’actitud para tenerla”. Para ellos, la ACTITUD es un elemento principal, siempre le han dado mucho valor a la actitud MAQUI, al intentar no rendirse nunca, a darlo todo, a ayudar a los compañeros y sobre todo disfrutar.

Ya en 2014 decidieron que Terra de Maquis acababa ahí, que se tomaban un descanso pero que volverían, con más y mejor, pero que necesitaban renovarse después de cinco años organizando una prueba de 2 etapas.

Después de un año sabático, han vuelto con RaidMaqui, una prueba MTB de puro sendero, donde más del 95% de su track es por senderos y trialeras. Algunas de un elevado nivel técnico y otras pensadas para disfrutar sin esa exigencia tan grande.

En este caso, con RaidMaqui, han querido potenciar aún más la ACTITUD, pero, sobre todo, la DIVERSIÓN. RaidMaqui ha sido diseñado para disfrutar, y reír durante toda una jornada de MTB. En esta ocasión han reducido su formato a una etapa, pero manteniendo el mismo nivel de exigencia con 130 kilómetros y más de 4.000 m+. Otro punto novedoso para RaidMaqui ha sido su obligatoriedad de tener que participar en parejas.

Durante toda la jornada tenían preparadas sorpresas para los participantes, sorpresas marcadas en el track con unos patitos. Nadie sabía que nos íbamos a encontrar y realmente fueron sorpresas tremendamente divertidas que potenciaban como ellos querían esa DIVERSIÓN, la ACTITUD la tenías que poner tu para poder finalizar el reto.
Entre avituallamiento y avituallamiento siempre teníamos un patito, con un total de 4 patitos, por lo que tuvimos 4 sorpresas.

La primera sorpresa fue encontrarnos al inicio de una subidita un grupo de personas disfrazadas de vacas que te hacían un pasillo al pasar mientras te decían “Muuuuuuuuuuuuuuuuu!!!”, jajajaj… realmente, vivirlo en persona fue muy divertido.

Unos cuentos kilómetros más adelante, cuando ya empezábamos a tener las piernas cansadas nos encontramos la segunda sorpresa, un miniavituallamiento regentado por unas jovencitas abuelitas, que descansaban en su antiguo sofá. Abuelitas que no perdían pistonada en intentar ligar con todo biker que allí paraba. Con su tendedero con sus “mini” braguitas, sujetadores, ropa de cama, etc, todo allí secándose… vaya, un espectáculo que nos hizo reír muchísimo y olvidar lo que estábamos sufriendo físicamente.

¡¡¡El tercer punto de diversión fue un Frankfurt en pleno bosque!!!  Después de llevar un montón de kilómetros y de horas en las piernas, fue impresionante encontrarnos con una carpa en mitad del bosque, con unos chicos allí haciendo bocadillos de bacon y Frankfurt, con su surtidor de cerveza, y música tecno a tope. Algo increíble y que, por supuesto no dejamos de disfrutar y comernos un bocadillo con un vaso de cerveza, ahí fueron buenos y fue sin alcohol.


Pero nos tocaba seguir pedaleando porque nos quedaba por delante bastantes kilómetros. Unas horas más tarde, cuando íbamos por mitad de unos campos, empezamos a oír música disco, no podía ser… Seguimos pedaleando hasta llegar a una masía perdida en mitad de unos campos de trigo, de allí venía la música. No hicieron entrar a la masía por unas escaleras con la bici a cuestas. Moviéndonos por los pasillos y habitaciones como podíamos llegamos hasta la zona trasera de la casa, donde estos locos de OutCat habían montado una discoteca en el pajar. Esto ya superaba nuestras expectativas, música a tope, focos, “cubatas” y todo el mundo saltando y bailando…. Un gran momento de DIVERSION.

Con esta última sorpresa ya tuvimos que encarar la fase final del reto, seguir sumando kilómetros de senderos y más senderos hasta llegar a Sant Fruitós del Bages, donde teníamos la llegada. Una llegada increíble, como siempre en todo lo que organiza este grupo de personas. Allí teníamos música súper animada y parte de la organización entregando los trofeos, de nuevo una madera, pero en esta ocasión doble al ser una prueba en parejas. Madera que debíamos partir por la mitad y cada integrante del equipo quedarse con su parte como reconocimiento al esfuerzo realizado.

En definitiva, con RaidMaqui volvimos a disfrutar de la esencia de Terra de Maquis, pero en esta ocasión con un grado de diversión nunca antes visto en ningún otro tipo de evento deportivo.

Recomendamos vivir esta experiencia al menos una vez, y sentir como hemos sentido nosotros los valores y dureza que siempre imprimen desde OutCat a todo evento que organizan.

Por nuestra parte, lanzamos una GRACIAS, por dejarnos disfrutar del mountain bike de esta manera.

¡Esperamos vernos pronto!

Enjoy & Ride,

Written by CoreBicycle Team

Follow us: CoreBicycle Team