CoreBicycle ha colaborado con Ride4Help, un proyecto solidario-deportivo. ¿Quieres conocer de primera mano la experiencia de Ride4Help en la Titan Desert para recaudar fondos para ACCU Catalunya?

En este artículo no os vamos a hablar de componentes de bici, ni de accesorios, sino que os queremos dejar la narración por parte de los componentes de Ride4Help, de su participación en la Gaes Titan Desert by Garmin. Una participación que iba envuelta en un proyecto solidario-deportivo, Ride4Help, con el que han querido ayudar a ACCU Catalunya recaudando fondos para la investigación de las enfermedades de Chron y Colitis Ulcerosa.

El proyecto en sí, en cuanto nos lo explicaron supimos que queríamos estar al lado de estos dos chicos, por dos motivos, por la pasión por la bici que tienen y porque de una manera completamente desinteresada estaban dispuestos a dejarse la piel no solo sobre la bici sino también para conseguir esos donativos que serían entregados a la Asociación de enfermos de Chron y Colitis Ulcerosa de Catalunya (ACCU Catalunya). Porque podían ir a disfrutar de la bici y ya está, como la mayoría de los participantes, pero no, quisieron darle una vuelta más al asunto. Y ese gesto les honra, porque en la sociedad en la que vivimos hoy en día puede parecer que la gente solo mira por si misma, pero realmente no es así, porque siguen habiendo personas que de una manera desinteresada están dispuestas a dedicar su tiempo personal y esfuerzos para ayudar a otras personas.

 

¡¡Bravo Ride4Help!!

 Equipo Ride4Help

Joan Delgado y Juan Cascales mediante una aplicación web en www.ride4help.com crearon un portal para que las personas interesadas en colaborar en el proyecto pudiesen apadrinar los 663km que deberían recorrer en la Gaes Titan Desert by Garmin. Ese apadrinamiento constaba de la donación de 2€ por kilómetro, dinero que será entregado íntegramente a ACCU Catalunya.

 

Como resultado del proyecto, Ride4Help nos ha comentado que ha sido todo un éxito, ya que el objetivo era conseguir el apadrinaje del 100% de los kilómetros y no solo han conseguido ese objetivo sino que además lo han sobrepasado. Y no solo lo consideran un éxito por esos números sino por la gran cantidad de personas, empresas y entidades que se han involucrado de una manera u otra para ayudar a conseguir el objetivo, que según palabras textuales "no es un éxito de nosotros dos, sino de las decenas de personas que han hecho que se consiga. Nosotros solo hemos sido los canalizadores y los que hemos ido a Marruecos a dar visibilidad a ACCU Catalunya".

 

Pues ya sin más os dejamos aquí la narración de los hechos de la primera parte de la Titan, que nos han hecho llegar desde Ride4Help.

 

"Este año a diferencia de los 10 anteriores, la organización de la Titan Desert nos había preparado una ruta un poco distinta, ya que normalmente se hacían 6 etapas de desierto. Pero este año han querido innovar, y nos han dado la oportunidad de disfrutar de dos etapones en el medio altas, a 1800 metros del nivel del mar, en Ifrane.

Nosotros, el equipo de Ride4Help, llegamos a Ifrane junto con el resto de participantes. Vuelo chárter desde Barcelona hasta Fez. Una vez en Fez unas horillas de autobús hasta llegar a Ifrane. Registro, recogida de dorsales, documentación, llaves para el apartamento... Era increíble, pero ya estábamos allí, en mitad de una gran organización de una grandísima prueba. Sabíamos de antemano que la Titan era especial, pero lo íbamos a notar en nuestras propias carnes.

Dedicamos la tarde a alojarnos en el apartamento, ordenarlo todo, e ir a buscar la bici. La bici viaja a Marruecos semana y media antes en camiones vía terrestre, desmontada en una caja de cartón. Pues eso, la recogemos y nos toca montarla, probar que todo siga como lo dejamos antes del envio. A media tarde, decidimos salir a rodar un poco, estirar piernas y ver que nuestras máquinas ruedan sin problemas. Salimos también con David Pons, compañero de aventuras, mecánico y amigo.

Campamento en Ifrane

El paisaje en Ifrane es increíble, le llaman la Suiza Marroquí, y no van equivocados. Montañas muy altas, bosques con grandes arboles, grandes prados verdes... En fin, que aquello no parecía ni mucho menos el Marruecos que todos tenemos en mente.

Con todo preparado, bici revisada, ya solo quedaba esperar el momento del breffing. Cada día se hacía un breefing para hablar sobre la etapa del día, de la etapa del siguiente día y proyectarnos un video resumen de la etapa actual. Breffing realizado, waypoints introducidos en el GPS, anotaciones sobre puntos importantes, ropa preparada, geles y barritas organizadas...en fín, ya solo quedaba dormir, descansar y esperar que por si solo llegará el día de inicio de la Titan Desert.

 

Día 1, Primera Etapa, Ifrane-Ifrane 110Km y 1.810m+. A priori parecía una etapa dura aunque no fuera de nuestro alcance ya que etapas como estas las habíamos hecho en muchas ocasiones. El secreto en si iba a estar en saber regular, ya que no había ninguna etapa que no pudiera ser a priori asumible para nosotros, pero debíamos tener en mente cada día ya que la Titan eran 6 etapas y que el cuerpo cada día iba a estar un poco más castigado.

Teníamos una serie de tareas a realizar de buena mañana, que se iban a convertir en nuestra rutina diaria antes de cada etapa. 6 am., suena el despertardor. Toca levantarse, vestirse, dejar ya todo muy preparado y a desayunar. El desayuno era importante, sabiendo lo que se nos venía encima. Una vez desayunados, debíamos ir a por las bicis, acabar de preparar mochilas, colocar en su lugar los geles y barritas, unos en la mochila, otros en los bolsillos del mallot, en función de en que momento los íbamos a tomar. Una vez ya todo listo, debíamos pasar por la zona de aguas, para rellenar la bolsa de hidratación de la mochila y los botellines. Muy importante y obligatorio los 3 litros de agua, que aunque íbamos a tener nuestras estaciones de hidratación en ruta, era muy importante salir con el agua suficiente. Ultimo paso, control de firmas. Tareas matutinas realizadas, ya nos podíamos ir directamente al arco de salida. Estas iban a ser las tareas que se convertirían en rutina cada día.

 

Etapa1 Titan Desert

 

La primera etapa, nervios, ganas de empezar  a pedalear, ansia, preocupación... un montón de sentimientos se juntaban mientras estábamos en la zona de salida esperando que llegaran las 8 am. Minutos antes de salida, parlamentos de la organización y de representantes políticos de la región de Ifrane. Puntualmente tomamos la salida, en este caso con algo más de 1 kilómetro neutralizado. Pasado ese kilómetro, bocinado del coche del director de carrera y como se suele decir... "tonto el último!!" Impresionante la desbandada!! Salimos todos con mucha energía, muchas ganas, se notaba el ímpetu del primer día. Los primeros kilómetros por una zona de llanos, con pequeñas subidas y bajadas, a un ritmo realmente muy alto. Íbamos bien, nos sentíamos bien en un grupito al que nos pudimos enganchar, quizás entre los 70 o 80 primeros.

 

Poco nos podíamos imaginar, que la primera etapa se nos iba a convertir a un grupo de 80 o 90 bikers, en la etapa reina de la Titan, en la más larga y con mas desnivel. Ya fuese por falta de concentración de los bikers, por el ansia del ritmo loco del primer día, por falta de señalización de la organización o por lo que fuera, un grupo de 80-90 bikers cuando llevábamos unos 15km, al pasar por el punto donde se juntaba el track de ida con el de vuelta, nos metimos por la pista de retorno. Con ello seguimos haciendo la etapa durante algo más de 22km, en sentido contrario, hasta que nos encontramos con un coche de la organización que nos alertó de la equivocación. Es el palo más grande que nos han dado en una prueba deportiva. ¡Menudo varapalo! Ahora además debíamos rehacer esos 22km, llegar casi hasta meta para volver a coger el track correcto, y vuelta a empezar. Eso fue un golpe psicológico muy, muy duro ya que una etapa de 110km se nos acababa de convertir en 155km y esos 1.810m+ en 2.300m+ o algo más... Fue duro, realmente quizás lo más duro de toda la Titan. Pero supimos rehacernos, y empezar a pedalear con ganas porque teníamos un objetivo por cumplir. A medida que iban pasando los kilómetros y veíamos que el corte horario no iba a ser un problema, empezamos a verlo todo con mejores ojos. Y es que, no nos preocupada el llegar o no llegar, confiábamos en nuestras piernas y eso lo dábamos por hecho, lo que nos preocupaba es llegar dentro del corte horario.

 A partir de que vimos que con la media que llevábamos entrabamos en corte sin problemas (algo tendrá que ver la preparación que llevábamos gracias a RCR19) empezamos a disfrutar más del recorrido. Y es que el recorrido en sí, era precioso, pasábamos por bosques increíbles, por un parque natural donde estaba plagado de monos... Después de superar el primer puerto de montaña y de disfrutar de un gran descenso llegamos al Lago Afnourir. Pistas pedregosas y algo técnicas nos acababan haciendo pasar cerca de unos grandes cráteres creados por la caída de unos meteoritos.

Con 110km ya en las piernas encaramos de nuevo la parte de etapa que ya habíamos hecho por dos veces, en la equivocación y en rehacer lo equivocado. Lo bueno era que ahora teníamos muy claro lo que nos quedaba por delante y aun empezar a ir con algo de cansancio, lo afrontábamos con un montón de ganas e ilusión. Apretando un poco más llegamos al EH3 (Estación de Hidratación 3) por el que ya habíamos pasados raudo y veloces al inicio del día :-(. Para a repostar, descansar 5 minutos y encarar esos últimos kilómetros, ahora si con más ganas que nunca de llegar.

 

Finalmente llegamos con bastante margen respecto al corte, así que aunque cansados, muy pero que muy contentos de haber podido sacar adelante una etapa que se había torcido mucho nada más empezar.

Como cada final de etapa, la rutina, recuperador, beber, ir a la carpa del comedor a comer bien, lavado de bici, ducha y a disfrutar de la tarde para descansar. Como cada día, antes de la cena, brieffing de la etapa realizada, de la etapa del próximo día, entrega de premios a los ganadores de etapa y entrega de dorsales de los lideres de la general.

 

Campamento Ifrane

 

Día 2. Segunda Etapa. Ifrane-Ifrane 133km y 2.336m+. Misma rutina matutina de cada día. Y como empezaba a ser costumbre nosotros bien puntuales con tiempo de sobra en la línea de salida. Así aprovechábamos para tener unas risas, que pasaran los nervios de la salida, hacer fotillos... La segunda etapa, como la primera, teníamos esos kilómetros neutralizados y seguidamente recorríamos el mismo track que en la primera etapa pero unos metros antes del "cruce maldito" de la primera etapa volvíamos a tener otro "cruce maldito" igual que el primer día. En esta ocasión, no hubo ninguna equivocación, los bikers íbamos más atentos que nunca al gps y casualmente en esta ocasión había una sobredosis de señalización por parte de la organización (¿querrá esto decir que asumían parte de culpa? ;-) realmente en el brieffing del día anterior nos faltó un poco de mea culpa, compartida con los bikers claro está).

 

En fin, visto que esta segunda etapa, que debía ser la dura, la larga de las dos etapas de montaña, nosotros lo íbamos a afrontar de una manera diferente, mucho más positiva que el día anterior. Y es que para nosotros la etapa reina ya fue el día anterior, sabíamos que esta segunda etapa iba a ser más "fácil", menos kilómetros y menos metros de desnivel.

 

Pues lo que si teníamos para esta etapa era la subida al punto más alto de toda la Titan Desert, un gran puerto nos esperaba después de kilómetros rodando por frondosos y espectaculares bosques, por pistas llanas interminables donde pusimos en práctica rodar en grupo y hacer relevos, algo a lo que no estábamos nada acostumbrados. La subida al punto más alto, 2.200m, se hacía a través un puerto de unos 10 u 11 kilómetros de subida sin parar por mitad de un gran cañón. La verdad es que era un paisaje increíble, subiendo por aquellas pistas, con el río en mitad del cañón. Se hizo larga la subida, pero ahí estábamos, como unos campeones hasta arriba sin parar. Y como todo lo que sube tiene que bajar, pudimos disfrutar de un largo descenso que ya nos encarrilaba hacia la zona de regreso a meta. No sin antes rodar por una zona de bosques entre grandes árboles hasta llegar a una zona más llana que nos enlazaría con los primeros kilómetros de la etapa. Afrontando ya con ganas esos últimos kilómetros conseguimos encarar los últimos metros, estábamos ya a punto de conseguir 2 de 6 etapas, las 2 etapas de montaña, un tercio del objetivo cumplido.

 Final etapas Ifrane

Nuestra alegría era inmensa al llegar a meta pero sin perder ni un solo minuto volvimos a nuestra rutina, reponer líquidos, botellín con recuperador, visita a la carpa comedor para zamparnos nuestro gran amigo, el "plato de pasta", luego lavado de bicis y nuestro propio lavado, la duchita. En esta ocasión a la rutina se le añadía algo especial y es que el tercer día era de traslado ya que teníamos ruta en autocar desde Ifrane hasta Errachidia, por lo tanto tocaba desmontar bicis y volverlas a encajar para el traslado durante la noche con gran parte de la organización.

 

Noche tranquila, sabiendo que nos esperaba un día de descanso, con un traslado que podía ser pesado ya que eran entre 4 y 5 horas de autocar. Así que después de brieffing y de la cena, directos a la camita a descansar.

 

Día 3. Etapa de Traslado. Ifrane-Errachidia (4-5horas aprox de autocar). La verdad, no sabemos si por las ganas de llegar a la zona de desierto o porque, pero no se nos hizo demasiado pesado el traslado. La verdad es que fue bonito pasar por diferentes zonas de Marruecos y ver esos cambios de paisajes de grandes bosques y zonas muy verdes a llegar a Errachidia y verlo todo árido, seco y ahora si, una calor impresionante. Al bajar del autocar en el campamento de Errachidia el golpe que sentías del calor que era bastante espectacular. Y es que veníamos de Ifrane una zona donde por la noche tenías que ir de largo y con chaqueta, a Errachidia donde era imposible hacer nada a la intemperie hasta que se ponía el sol.

 

 Etapa Traslado a Errachidia

 

Así, que nada, a partir de ahora empezada la Titan de verdad, calor, desierto, haimas.... Nos toca buscar nuestra haima, colocar nuestra maleta y irnos para comer. Por la tarde, a la que bajó un poco el sol tocó ir a buscar la bici, volverla a montar, revisar que todo estuviese correctamente y como el primer día, salir a rodar un poco para estirar piernas y ver que la bici estaba en perfectas condiciones. Importante también, y gran consejo de David Pons, bajar mucho la presión de los neumáticos. A partir del cuarto día íbamos a tener etapas de rodar por pistas donde era muy conveniente ir con presiones muy bajas . La sensación de rodar con aquellas presiones era realmente nueva para nosotros, pero la verdad es que se agradecía, ya que el terreno era pedregoso y de esa manera se absorbían mas las piedras y al pasar por zonas blandas también nos iba a ayudar.

Por la noche cena y briefing. Con esto se acababa nuestro tercer día de Titan. Ya con ganas de empezar nuestro primer día de desierto, un día que iba a ser especial ya que  era el primer sector de la etapa maratón. "

 

Asi nos dejan nuestros chicos de Ride4Help narrada la primera parte de esta gran Titan Desert que han realizado, y de ese gran proyecto que han ejecutado. En breve tendremos la segunda entrega de estos dos artículos sobre la Titan Desert.

 

Os recomendamos estar atentos a nuestros canales sociales para no perderos la segunda entrega.

Enjoy & Ride,

Written by CoreBicycle Team

Follow us: CoreBicycle Team