La hidratación es muy importante en nuestra vida diaria. Gracias a ella, nuestro organismo puede funcionar de manera óptima. Por ello, es necesario que nuestro cuerpo tenga un buen balance hídrico, que generalmente suele conseguirse a través de nuestra alimentación y la cantidad de líquido que bebemos.

bikeinn

Existen ocasiones en las que necesitamos beber más para que nuestro nivel hídrico continúe en balance. La realización de deporte supone una de esas ocasiones; con el esfuerzo, nuestros músculos demandan más nutrientes y nuestro cuerpo expulsa más cantidad de agua a través del sudor, por lo que necesitaremos reponer todo ese líquido extra perdido.

En el caso del ciclismo, que muchas veces se realiza al aire libre, nos encontramos con un problema añadido: el clima. En muchas ocasiones, el intenso sol que suele caer en diferentes zonas y estaciones del año, puede acelerar la sudoración y deteriorar la hidratación. Por ello, resulta fundamental tener a mano algún accesorio que nos permita llevar líquido en su interior, para poder beberlo siempre que lo necesitemos.

En este sentido, encontramos diferentes accesorios que podemos tener a mano, y que variarán en función del tipo de ciclismo que realicemos, de su intensidad y de la duración de la sesión. Algunas de las opciones son:

Bidones

Comúnmente conocidas como cantimploras, los bidones son una especie de botellas que permiten llevar pequeñas cantidades de líquido en nuestra bicicleta. Para ello, se usan los portabidones; unas estructuras que se unen a la bicicleta para sujetar los bidones o botellas. La cercanía del portabidón permite poder acceder al bidón en cualquier momento, sin siquiera necesidad de detener nuestra marcha.

Además, los bidones están perfectamente diseñados para que no tengamos que soltar el manillar completamente para alcanzarlos; su boquilla puede abrirse con una sola mano, y la introducción al portabidón es realmente sencilla.

Aunque encontramos bidones de diferentes capacidades, una de las desventajas que tiene este tipo de botellas es la poca capacidad de líquido que pueden llegar a albergar. Aunque son aceptables para realizar paseos en bicicleta de corta duración, se quedan realmente cortos de capacidad para realizar sesiones más largas y/o extremas.

Riñoneras y mochilas de hidratación

Suponen la solución para aquellas personas que necesitan llevar consigo cantidades grandes de líquido, debido a la duración del entrenamiento o el esfuerzo que van a llevar a cabo. Y es que, al tratarse de capacidades muy superiores, permiten mantenernos hidratados durante mucho más tiempo.

Podemos encontrar varios tipos de almacenamiento de líquidos, entre los que encontramos riñoneras y mochilas.

Las riñoneras tienen una capacidad mayor que los bidones, pero menor que las mochilas. Son ideales para aquellas sesiones que están a medio camino entre un paseo o sesión corta de ciclismo, y una sesión extrema de larga duración. Son muy cómodas de llevar, pues se instalan alrededor de nuestra cintura, sin añadir el peso del líquido en la espalda. Encontramos diferentes capacidades.

Las mochilas de hidratación están especialmente diseñadas para ser usadas en aquellas sesiones de ciclismo largas y/o extremas, y que se pueden dar con unas condiciones climatológicas que supongan la exposición prolongada a altas temperaturas. Sus diseños son similares a otras mochilas portaobjetos, no obstante tienen una particularidad; contienen un compartimento especialmente destinado a llenar de agua o cualquier otro líquido, para poder hacer uso de él siempre que lo necesitemos. Podremos beber el líquido mediante una boquilla, sin necesidad de tener que parar nuestra marcha o mover la mochila. Además, suelen contener otros compartimentos especialmente ideados para guardar objetos, como el teléfono móvil, nuestra documentación e incluso algunas herramientas que en determinados momentos pueden hacernos falta.

Estas mochilas, además, vienen especialmente preparadas para que la carga del gran peso que supone el líquido no genere problemas en nuestros músculos de espalda ni de sudoración. Tienen sujeción por varios puntos, y están fabricadas de materiales totalmente transpirables.

Con estas opciones, podrás mantener una buena hidratación en tus sesiones de ciclismo y prevenir problemas de salud asociados a un balance hídrico negativo. Merece la pena tenerlo en cuenta a la hora de planificar tu sesión de entrenamiento sobre la bici. Podrás encontrar todos estos productos, así como cualquier otro producto relacionado con el ciclismo que necesites, en el portal Corebicycle. Gracias a él, podrás comparar diferentes precios de tiendas y marcas internacionales, y elegir el que mejor se ajuste a tus necesidades. Además podrás hacer uso de los cupones descuento que Corebicycle pone a tu disposición, para que tus compras te resulten más económicas.

Créditos Foto: Wavebreakmedia