Aunque no a todos les ocurre, se trata de una molestia bastante frecuente en aquellas personas que practican ciclismo: Tras un buen rato sobre la bicicleta, las manos y los dedos pueden llegar a dormirse y provocar esos síntomas tan característicos, a la vez que molestos: Constante hormigueo, frío o mucho calor en la zona. En ocasiones, estos síntomas pueden ser incapacitantes, obligándonos a aminorar la marcha e incluso detenerla hasta que recobremos la sensibilidad necesaria para circular con seguridad.

Si es algo que te suele pasar habitualmente cuando vas en bicicleta, te animamos a que leas este artículo para saber por qué ocurre y que puedes hacer para evitarlo.

¿Por qué se produce este efecto?

El adormecimiento de los dedos cuando viajamos con nuestra bicicleta o pasamos largas horas en ella se debe a la presión que ejercen los músculos y los tendones de estas zonas con el manillar. Y es que normalmente nos olvidamos de mover las manos, aunque sea ligeramente, para poder reactivar el flujo sanguíneo de los dedos. Esta presión provoca una inflamación de los nervios de la mano, lo que provoca esta sensación de hormigueo.

Cuando afecta al ciclista, tiene su propio nombre: Parestesia.

¿Cómo lo podemos evitar?

Existen distintas soluciones para evitar la parestesia o el entumecimiento de dedos en el ciclista. Aunque no todas pueden funcionar en una misma persona, lo ideal es encontrar aquella que evite el problema. Toma nota de ellas y ponlas en práctica:

Revisa tus guantes, y si es necesario, cámbialos

En ocasiones, esta sensación ocurre porque nuestras manos no apoyan de manera cómoda con el manillar, y ejercen demasiada presión. Por ello, deberás revisar tus guantes y comprobar si el acolchado ha perdido efecto. Si es así, deberás reponerlos por otros que se encuentren en perfectas condiciones.

Revisa la posición del manillar

Ya sabemos que este problema se basa en la posición de la mano con el manillar, por lo que, si los guantes no son el problema, puede que este resida en la posición del manillar. Subirlo o bajarlo puede cambiar la presión con la que sujetamos nuestra bicicleta, y esto nos puede servir para liberarnos de este problema. No obstante, si modificas la altura del manillar, ten en cuenta tu espalda; no siempre es bueno subirlo o bajarlo en exceso, pues esto modificaría el ángulo de tu cuerpo.

Cambia el manillar

Si no crees que la posición del manillar puede estar provocando este tipo de problemas, y además no quieres que se resienta la espalda con su altura, puedes optar por cambiar tu manillar por uno de mariposa, o bien acoplarle diferentes acoples. Esto provocará que el apoyo, de tus manos con tu bicicleta sea más respetuoso, y no te provoque este tipo de problemas.

Otras acciones que podemos hacer para liberarnos de esta sensación

Quizás la acción más rápida y más fácil de llevar a cabo sería dejar de pedalear, o bien hacerlo sin apoyar nuestras manos en el manillar. Es decir, liberar a nuestras manos de la presión que supone el apoyo continuo con nuestra bicicleta, hasta que la circulación de nuestra sangre se reestablezca por completo, sea normal y pueda desaparecer esta sensación.

Otra técnica sería mojar las manos con diferentes temperaturas del agua, para reactivar el flujo sanguíneo y evitar que la sensación de hormigueo continúe por mucho tiempo.

Visitar al médico supone una de las acciones más recomendables y acertadas, sobre todo si el hormigueo dura más de varios días, se irradia hacia el brazo o provoca otras molestias. Solo un profesional de la salud podrá recomendar o recetar medicamentos para aliviar esa sensación y evitar, en la medida de lo posible, que vuelva a aparecer.

Con estos consejos, te será mucho más fácil liberarte de la sensación de adormecimiento de tus manos y dedos en tus entrenamientos ciclistas. Si necesitas cambiar o adquirir cualquier tipo de elemento para evitar la parestesia, el portal www.corebicycle.com te permite buscar y comparar los precios de miles de productos de ciclismo, para encontrar aquellos que se adapten a tus características. De esta manera, comprar tus productos ciclistas será mucho más fácil y sencillo con el portal web de confianza Corebicycle.

Créditos foto: Natnan Srisuwan