La OMS recomienda hacer ejercicio de manera regular, para conservar nuestra salud y evitar problemas en nuestros huesos y músculos. Dentro del gran número de deportes que existe, encontramos el ciclismo. En él, las estructuras más beneficiadas son las piernas, pues son las que más se ejercitan. No obstante, todo nuestro organismo se beneficia de sus ventajas tan positivas.

Antes de adentrarnos en el mundo del deporte, es necesario saber que nuestros músculos y articulaciones necesitan empezar y terminar nuestra sesión de deporte de manera progresiva, para que el inicio y el final de la actividad no les pille desprevenidos. En este sentido, resulta paradójico pensar que, al inicio y al final de una sesión de deporte, nuestras estructuras necesitan más deporte todavía. Estamos hablando de los estiramientos, fundamentales para que todo nuestro cuerpo se prepare a lo que viene.

La realización de estiramientos, tanto antes como después de realizar deporte, puede evitar problemas relacionados con tirones e incluso esguinces y otros accidentes. Los estiramientos iniciales permiten a los músculos y articulaciones adoptar la flexibilidad que van a necesitar cuando empiece nuestra sesión de deporte intenso. Los estiramientos finales les permiten volver al estado de tranquilidad y reposo de manera gradual. Estos dos tipos y momentos de estiramientos son esenciales para extraer todo lo beneficioso de la sesión de ciclismo.

¿Cómo puedo realizar mis estiramientos?

-La mejor manera para realizar los estiramientos es tumbado en el suelo, sobre una estructura firme y estable, que nos permita estirar todo nuestro cuerpo. La postura es clave para realizar un buen calentamiento, ya que de ella va a depender el estiramiento de los músculos y nuestra respiración.

-Deberemos empezar los estiramientos de manera gradual, y subir su intensidad a medida que vamos realizándolos. De esta manera, nuestros músculos adquieren la flexibilidad que necesitan poco a poco, siendo este el sentido fundamental de esta clase de ejercicios.

-Empezaremos por una parte del cuerpo y seguiremos por orden con las demás.

¿Qué estiramientos puedo hacer?

-Estiramiento de tobillos: Sentado en el suelo, cogeremos nuestro tobillo, nos lo acercaremos al tronco y rotaremos el pie dibujando círculos. Podemos repetir este movimiento de manera suave durante 20 rotaciones, repitiendo con cada pie.

-Estiramiento de isquiotibiales: Con este estiramiento, le aportamos flexibilidad a nuestros músculos de las piernas. Para ello, deberemos sentarnos en el suelo, posicionar una pierna en posición lateral y estirada, y bajar nuestro tronco sobre ella. No necesitamos forzar el ejercicio; será suficiente en el momento en que notemos el estiramiento en la zona interior de la pierna. Mantendremos la posición durante 10 segundos, y volveremos a repetir en el otro lado.

-Estiramiento de cuádriceps: Para realizar este ejercicio vamos a ponernos de pie. Apoyado sobre uno de nuestros pies, flexionaremos la otra pierna hacia atrás y cogeremos el pie con la mano del mismo lado. Presionaremos de manera que nuestro pie se acerque a nuestro cuerpo. Mantendremos la posición durante 10 segundos, y volveremos a repetir con el otro pie.

-Estiramiento de la cadera: Para ello, volveremos a sentarnos en el suelo. Con una pierna estirada hacia adelante, situaremos la otra flexionada con el pie en su parte posterior. Moveremos nuestro tronco, totalmente recto, hacia el lado de la pierna flexionada. Podemos aguantar la postura durante 10 segundos, repitiéndola hacia el otro lado.

-Estiramiento de isquitoides: Para realizar este ejercicio nos tumbaremos en el suelo, de manera que todo nuestro cuerpo quede perfectamente apoyado a la superficie. Iniciaremos el estiramiento flexionando la pierna, de manera que nuestro muslo quede pegado a nuestro abdomen. Con la ayuda de los brazos, presionaremos la pierna para conseguir un mayor estiramiento. Podemos mantener la posición unos 15 segundos, y hacer lo mismo con la otra pierna.

-Estiramiento para relajar: Tras nuestras sesiones de ciclismo, conviene relajar nuestros músculos. Para ello, podemos tumbarnos en una superficie estable y lisa y estirar todo nuestro cuerpo, incluidos los brazos, en posición vertical. El estiramiento consiste en estirar los brazos y las piernas, como si en ello fuéramos a crecer. Podremos aguantar el estiramiento durante 5 segundos, descansar y repetir. Esta tensión-distensión permite que los músculos se relajen de manera gradual y vuelvan a su estado de reposo de una manera más respetuosa.

Además, podemos acelerar nuestra relajación gracias a los productos de cuidado corporal y nutrición especialmente destinadas a mejorar nuestro tono muscular y nuestra piel. Corebicycle nos ofrece un amplio catálogo de productos que pueden hacernos un buen papel a la hora de preparar nuestro cuerpo para disfrutar de una buena sesión de ciclismo. Además, podemos adquirir, a través de su comparador, todo lo necesario para elaborar nuestra equipación de ciclismo.

Créditos Foto: Milkos