El ciclismo es uno de los deportes que más dolores puede generar; los movimientos que realizamos a la hora de practicarlo, así como las presiones que deben soportar algunas de nuestras estructuras pueden hacer que suframos molestias y/o dolores en algunos lugares de nuestro cuerpo, como los brazos, las manos, las muñecas, la espalda, la cadera y las rodillas. Los dolores pueden afectar a casi cualquier parte de nuestro cuerpo, demandando un descanso o una rebaja en cuanto a nuestros objetivos.

bikeinn

Es posible evitar estos dolores teniendo en cuenta una serie de consejos. Uno de los más importantes es nuestra bicicleta y la altura del sillín y el manillar. Estos dos elementos son clave, pues nos permiten adoptar diferentes posturas sobre nuestra bicicleta; muchas de las posturas que solemos adoptar no son las correctas, y son las causantes del dolor. Deberemos corregir la altura de estos elementos para prevenir y/o aliviar los dolores. Pero además, también podemos preparar nuestro cuerpo para que la gestión del dolor sea mejor, y no suframos las consecuencias negativas de sus efectos. Una manera de conseguirlo es mediante la alimentación.

La alimentación general del deportista

Por todos es conocido que existen diferentes grupos de alimentos que nos ofrecen características muy positivas para nuestro entrenamiento. La pasta, por ejemplo, nos aporta mucha energía, por lo que es el alimento ideal para tomar antes de iniciar nuestro esfuerzo. No obstante, la alimentación de cualquier deportista debe ser variada y debe basarse en la dieta mediterránea. Dentro de esta variedad, encontramos algunos alimentos que, debido a sus elementos, nos van a permitir restaurar las estructuras dañadas, creando así un alivio en nuestros dolores deportivos.

Alimentos para el dolor de rodilla

Los huesos, cartílagos y tendones son las estructuras que más sufren durante una sesión de entrenamiento ciclista. Mediante el pedaleo, se produce un movimiento de todas estras estructuras en coordinación, que si se mantiene en el tiempo, puede producir problemas y dolores. Algunos alimentos que nos ayudarán a prevenir y mejorar estos problemas son:

  • El agua es el líquido más recomendable por su poder de hidratación de los cartílagos y articulaciones, además del más sano. Nuestro cuerpo en su totalidad necesita un buen nivel de hidratación para funcionar de manera óptima, por lo que es un elemento indispensable en el momento de nuestro entrenamiento, así como en el resto del día. Para poder abastecernos de suficiente agua durante el entrenamiento podemos adquirir un bidón y un portabidón, y poder llevarlo en nuestra bicicleta a todos lados.

  • Mantener el peso, mediante una buena alimentación y la realización de ejercicio. La alimentación en general también tiene sus consecuencias importantes, pues si ganamos peso, nuestras rodillas se sobrecargarán en mayor medida. Esto puede causar problemas.

  • Tomar un buen aporte de Lisina: La lisina es un componente que evita la fatiga y acelera la recuperación de cualquier daño que pueda sufrir nuestro cuerpo. Podemos encontrar este elemento en alimentos como los huevos, las carnes rojas, los quesos, el bacalao, las legumbres y los frutos secos, entre otros. Son alimentos que están presentes en una alimentación equilibrada, por lo que nuestras reservas de lisina estarán cubiertas si llevamos a cabo este tipo de alimentación.

  • Omega 3: Además de otras muchas propiedades, este elemento fortalece los cartílagos. Podemos tomar Omega 3 comiendo atún, trucha o salmón, así como el aceite de hígado de bacalao y aceite de linaza.

  • Colágeno: Este elemento es fundamental para mejorar los tejidos cartilaginosos, que son aquellos presentes en las rodillas. La gelatina contiene colágeno.

Alimentos cicatrizantes

El poder cicatrizante de nuestro cuerpo puede ser muy importante cuando sufrimos un accidente, sea doméstico o sobre nuestra bicicleta, por lo que también deberemos preparar nuestro cuerpo para ello. Existen algunos alimentos que, gracias a su poder cicatrizante, contribuirán a mejorar esta función. Se trata de vitaminas; la vitamina A tiene funciones desinfectantes, por lo que evitará las posibles infecciones que se pudieran ocasionar. La vitamina C, por su parte, ayuda a que las heridas se curen más rápido, por lo que también resulta muy útil en estas situaciones.

Alimentos para reparar los músculos

Nuestros músculos pueden dañarse como consecuencia del movimiento o del sobreesfuerzo. La molestia más ocasionada son las dolorosas agujetas, presentes al principio de la temporada. Las proteínas son ideales para proteger nuestros músculos, evitando estos problemas. Si ya se han ocasionado, mejorarán su estado para que el dolor desaparezca y puedan repararse más rápidamente.

Completa tu nutrición

Si, además, queremos un mayor aporte de elementos, podemos adquirir elementos nutritivos que nos van a facilitar nuestros entrenamientos y nuestra resistencia. www.corebicycle.com nos ofrece un amplio abanico de productos en referencia a nutrición y entreno, en el que, además de comparar precios, podemos adquirir los que necesitemos con un par de clicks.

Integrando estos alimentos a nuestra dieta podremos beneficiarnos de sus ventajas y aportaciones a nuestro organismo. De esta manera, conseguiremos mejorar nuestro organismo con elementos naturales, mejorando nuestros hábitos alimenticios, y en consecuencia directa, nuestra salud.

 Créditos foto: Dmitry Fisher